insectos xilófagos

¿Qué son los insectos xilófagos?

Los insectos xilófagos son artrópodos, principalmente insectos de varios tipos que se alimentan de madera. Se distinguen tanto por características antropomórficas como sus respectivos comportamientos, entre los cuales se encuentra su alimentación. No todos estos insectos xilófagos tienen el mismo objetivo. Algunos xilófagos se limitan a ciertos tipos de plantas vivas, mientras que otros ponen su mirada en maderas muertas, variando también su dureza, humedad u otras características. Estas pueden cambiar dependiendo de la época del año en la que se de la  especie o el clima que la acompañe.

¿Cuáles son las características de los xilófagos?

Muchos insectos xilófagos tienen protozoos y bacterias simbióticas en su sistema digestivo que ayudan en la descomposición de la celulosa, abundante en maderas. Otros poseen su propia enzima capaz de metabolizarla, la celulasa. Otros, especialmente entre los grupos que se alimentan de madera en descomposición, aparentemente obtienen gran parte de su nutrición de varios hongos que crecen entre las fibras de la madera. Estos insectos a menudo transportan las esporas de los hongos en estructuras especiales en sus cuerpos e infectan al árbol huésped ellos mismos cuando ponen sus huevos. Aun pareciendo fatales, estos insectos  juegan un papel muy importante en los ecosistemas forestales.

¿Dónde viven los insectos xilófagos?

Algunos se desarrollan en árboles y arbustos muertos o en partes muertas de plantas leñosas aún vivas. Estos en concreto se llaman saproxílicos. Hace un par de décadas no se consideraba que desempeñaran un papel funcional significativo en el funcionamiento de los ecosistemas forestales. Las especies saproxílicas juegan un papel muy importante e insustituible en la descomposición de las plantas muertas. Los primeros pasos de este proceso de descomposición los dan las especies saproxílicas que se instalan en los árboles recién muertos. Sin su contribución, el ciclo de nutrientes se volvería más lento y los nutrientes acumulados en las plantas leñosas volverían a los suelos como sustrato reutilizable más tarde. Solo estas especies son capaces de empezar a cortar los tejidos duros de madera. Gracias a esto, otros organismos como los hongos pueden proliferar.

Los tipos de xilofagos más conocidos que habitan los hogares son los coleópteros (Carcomas) e Isópteros (Termitas).