polilla madera

¿Cómo matar la polilla en madera?

Los muebles de madera, especialmente los más antiguos, tienden a verse afectados por las polillas de la madera. Estos insectos son difíciles de eliminar y su prevención es siempre la mejor opción. Sin embargo, cuando aparecen, no queda más remedio que tener paciencia por lo complejo que resulta acabar con ellos. El tratamiento suele ser duradero.

Actualmente, existen varias opciones disponibles, todas ellas válidas, aunque cada uno de los tratamientos está más indicado para determinados casos.

Tratamiento de la polilla de la madera en muebles

Actualmente, existen varios tratamientos que se pueden utilizar para eliminar las polillas de los muebles u otros objetos de madera. La más utilizada en casas es la fumigación.

Es de fácil aplicación, ya que se pulveriza el producto específico en la superficie y dentro de cada uno de los huecos que tenga el mueble. Resulta muy eficaz, pero requiere dosis de paciencia dado que hay que ir rociando hoyo a hoyo.

En el caso de que existan túneles, conviene ir hasta el final de los mismos para llegar a las larvas y huevos. Estos insectos suelen utilizar estas vías para depositar huevos. Para lograr la mayor profundidad posible, los productos ya vienen con una especie de aplicador en forma de tubo, que se inserta en el orificio para rociar por dentro.

Una vez finalizada la aplicación, es bueno cubrir el mueble con plásticos en su totalidad y de la forma más hermética posible para que los gusanos no se escapen. Este plástico debe dejarse al menos una semana. Si la plaga es lo suficientemente grande, puede llevar incluso un mes.

Tratamiento de la polilla de la madera en vigas

Las casas que tienen vigas de madera también pueden verse afectadas. En estos casos, es importante utilizar tratamientos específicos debido a las dimensiones de la superficie y la gran importancia de las vigas en la estructura del edificio.

La más común y utilizada es la inyección. Su aplicación es muy sencilla ya que solo hay que aplicar el producto insecticida específico para polillas de la madera y otros insectos muy similares para acabar con ellos. Para ello, se utilizan tapones inyectores que se colocan en las vigas. Estos tapones incorporan una válvula de retención, que hace que el producto no se pueda salir, por lo que permanece en la zona en la que se ha colocado.

De este modo, la viga retiene el producto tóxico para insectos, lo que evitará que sigan trazando túneles dentro de la misma. Por ello, es importante colocar suficientes tapones inyectores y elegir bien su zona de ubicación para cubrir todas las vigas.

Otros remedios

En caso de no querer  usar productos especializados, existen remedios caseros. Una buena recomendación es mezclar aguarrás con aceite de árbol de té, aplicarlo en las zonas afectadas y cubrir con el plástico. Sin embargo, este método puede ser demasiado fuerte para algunas superficies de muebles de madera, dejándolos dañados..