polilla remedios caseros

¿Cómo eliminar la polilla de la madera con remedios caseros?

Es posible deshacerse de la polilla de la madera, sin el uso de bolas de naftalina u otros productos comerciales y de forma natural. En post anteriores te contamos cómo estos productos no son muy recomendables porque son métodos perjudiciales para la salud. Por eso hoy te detallamos las siguientes soluciones caseras para que pruebes para eliminar la polilla de la madera.

Lavanda para eliminar la polilla de la madera

Un primer remedio casero puede ser llenar sobres con lavanda seca o sumergir bolas de algodón en aceite esencial de lavanda. Luego, estos deben colocarse en armarios, cajones y cajas de ropa fuera de temporada. La lavanda huele muy bien para nosotros, pero es un repelente para las polillas y otros insectos.

Menta

Las hojas de menta son otro remedio casero y repelente para polillas de la madera bastante eficaz. Se coloca un puñado de menta seca en una bolsita u hojas sueltas entre la ropa que se desea conservar. El aceite de menta también funciona para eliminar la polilla de la madera. Simplemente se deben aplicar unas gotas en una bola de algodón. Esta se situaciones en la esquina del armario. Es necesario agregar más aceite de menta cuando el olor comienza a desaparecer. La menta también es efectiva para mantener alejados a los ratones.

Cedro

La madera de cedro ha sido reconocida durante mucho tiempo como un repelente de polillas, y por una buena razón; funciona. Si se tiene la suerte de tener un armario o un mueble revestido de cedro, es importante asegurarse de utilizarlo. De lo contrario, algunas astillas o bloques de cedro deberían ayudar a repeler estos insectos. Incluso se pueden comprar revestimientos para muebles o anillos de cedro que quepan sobre perchas.

El cedro pierde su olor con el tiempo. Para recuperar el aroma, basta con lijarlo ligeramente o comprar una botella de aceite de cedro y aplicarlo sobre la madera.

Clavo, Tomilla y Romero

Se debe llenar una bolsita con clavo, tomillo, romero o una combinación de estas hierbas para mantener a raya a las polillas durante meses. Si bien a las polillas no les gusta el olor de estas hierbas, a los humanos sí. Es necesario reemplazar el contenido de los sobres cada seis meses o antes, siempre y cuando empiecen a perder su fragancia. Para ahorrar dinero, comprar estas hierbas a granel  suele abaratar costes. La mayoría de las tiendas de alimentos naturales los tienen.

Consejos para guardar ropa

Si bien la menta, el cedro, la lavanda y todas las otras hierbas mencionadas pueden ser de gran ayuda para prevenir una plaga de polillas o eliminar una existente, cómo y dónde guarda su ropa es igualmente importante. A continuación, se ofrecen algunos consejos para asegurarse de que se está almacenando la ropa adecuadamente.

Lavar toda la ropa y secarla al sol antes de guardarla al final de la temporada. Esto ayudará a matar cualquier larva que pueda estar presente en la ropa. Las prendas de algodón también se pueden planchar como elemento disuasorio adicional.

Guardar la ropa en contenedores sellados(baules, contenedores de almacenamiento de plástico, maletas, etc.) donde las polillas no puedan alcanzarlos. Cerrar los abrigos y trajes de lana dentro de las bolsas de ropa. De la misma manera hay que asegurarse de sacar los calcetines de lana durante los meses más cálidos

Mantener la ropa en un área seca de casa es ya que las polillas prefieren los ambientes húmedos. Es preferible guardar la ropa en el ático o debajo de la cama que en el sótano o garaje.

Aspirar las alfombras y los zócalos con regularidad, ya que la suciedad atrae a las polillas. Si se está lidiando con una plaga, es preferible cambiar la bolsa de la aspiradora o el filtro con regularidad para asegurarse de sacar las larvas. Si se encuentran polillas en la ropa, meter  la prenda afectada  en el congelador durante 24 horas ayudará a matar cualquier larva activa.

Una plaga de polillas puede arruinar la ropa y causar mucha frustración. Afortunadamente, existen muchas opciones naturales para ayudar a mantenerlas a raya. Mediante la persistencia, el problema debería desaparecer con tiempo.